Es común escuchar y leer sobre los sistemas tradicionales, sin embargo, poco escuchamos y leemos de quienes están realizando esos cambios en la educación, es por eso que queremos hablar de  Art Thinking, una metodología para darle la vuelta a la forma de dar la clase, creada por María Acaso y Clara Megías, cuyo principal hallazgo es que para que se produzca el aprendizaje es necesario encender una emoción, despertar la curiosidad del estudiante.

Su investigación comenzó en 2011 y los resultados fueron publicados en el libro Art Thinking. Transformar la educación a través de las artes, en su investigación descubrió que cuando las actividades no son significativas en nuestra vida diaria, se diluyen, no fue la misma emoción aprender a andar en bicicleta, que estudiar para matemáticas.

La curiosidad es fundamental, ya que nos ayuda a generar emoción y está activa el deseo de pensar, lo demuestran los estudios sobre neuroeducación. Es por eso que cada clase debe iniciarse con algo que te produzca curiosidad y una vez que captas la atención de los alumnos, la dinámica de aprendizaje cambia.

Los cuatro puntos clave para esta nueva metodología: pensamiento divergente, incorporación del placer, alumnos y profesores como productores de contenidos y trabajo colaborativo, entonces, ¿Por qué seguir pensando que el profesor es el único que puede enseñar?

 

Leer más

 

 

Deja una Respuesta